Iñaki Ochoa de Olza fallece el 23 de Mayo del 2008.

Su deseo era realizar una ayuda humanitaria en la que incluía un hospital, orfanato y escuela en distintos puntos del Himalaya, en zonas muy remotas donde la ayuda occidental apenas llega.

Un grupo de amigos, junto a la familia deciden montar la Fundación.

Más tarde Daniel Burgui se hará cargo de llevar SOS HIMALAYA hasta el 2012.

Desde el 2012 a la actualidad María Climent es la persona encargada de gestionar, dirigir y llevar la Fundación junto con Mingma Dorjee Sherpa en Nepal.

Entre ambos y esporádicamente grupos de personas contratados para trabajos puntuales, se lleva esta Fundación que hace cosas para ayudar a las personas en zonas remotas del Himalaya, para continuar con el legado de Iñaki.

 

Así pues se constituye la Fundación legalmente, bajo las leyes forales del Gobierno de Navarra y se crean los estatutos y escrituras durante los primeros años.

También se inscriben en la Agencia Española de Cooperación y se marcha a Nepal a crear una ONG bajo leyes nepalíes. Esto es lo que más dura, pues la manera de proceder en Nepal no tiene nada que ver a la nuestra.

Son largos meses de colas, de esperas en oficinas gubernamentales, de pagar impuestos, etc.

Al final se constituye SOS HIMALAYA NEPAL, con su comité y sus estatutos.

Al mismo tiempo se compra un terreno para la posterior construcción de un orfanato. No obstante, se declina la oferta de una asociación que iba a encargarse de la construcción porque no estamos de acuerdo con el proceder de ciertas acciones, por lo que solicitamos que nos reembolsen el dinero dado por dicho terreno.

Esos años nos dedicamos a la constitución de la ONG en Nepal, de intentar encontrar a alguna persona de confianza (Mingma Dorjee Sherpa) y a intentar recuperar el dinero invertido en el terreno. Eso nos llevará esos años.

Una vez conseguido todo eso, y ya habiendo ojeado varios proyectos, pero que hasta que no estuviéramos constituidos como ONG no podíamos hacer nada…. Nos lanzamos en el 2012 a la realización de la reconstrucción total y parcial de 3 grandes escuelas en el valle del Helambu.