RECONSTRUCCIÓN DE LANGTANG by KILIAN JORNET


 

 

Un día cualquiera, en Noviembre del 2016, recibimos un mail de “Summits of my Life” del equipo de Kilian Jornet comentándonos que quieren colaborar con Nepal ya que Kilian estuvo días después del fatídico terremoto del 25 de Abril del 2015 en LANGTANG y quedó tan dolido por lo que vieron sus ojos que decidió que había que hacer algo para echar una mano a aquellas personas. Nos comentan que ya conocen a SOS HIMALAYA, que saben de nuestro trabajo y que comparten nuestra filosofía y nos preguntan si tenemos algún proyecto en aquella zona. Nosotros ya sabíamos los proyectos que se estaban llevando a cabo en la zona y les hablamos de la posibilidad de ayudar en la reconstrucción de 116 casas caídas en Langtang y los pueblos de los alrededores.

radiokilian

ENTREVISTA DE KILIAM EN ONDA CERO.

Puedes escucharla haciendo Click AQUI o pinchando encima de la propia imagen.

Nos reunimos y empezamos el trabajo de colaboración conjunta. Kilian anunciaría ante los medios de comunicación la campaña de recaudación de fondos a través del portal “migranodearena” para alcanzar la cantidad de 58.080 €, que era la cantidad necesaria que requería dicho proyecto.

El día 12 de Diciembre se reúne a la prensa y empieza todo.

 

WhatsApp Image 2017-02-14 at 11.40.11

Es un trabajo arduo, muy laborioso y lento (en Nepal las cosas no funcionan como aquí y algo que aquí llevaría meses allí puede tardar mucho más. Además se une a eso el bloqueo que en la frontera le hace la India a Nepal cortándole todo suministro de petróleo, gas y materias primas) -Nepal escribe su primera constitución y parece ser que hay problemas políticos que hacen estar a India en desacuerdo y para obligarles a retroceder, les hacen chantaje de esta manera.

Se crea el crowdfunding a través de Migranodearena y empieza así nuestra próxima aventura: intentar conseguir los 58.080 euros necesarios para este proyecto de ayuda en la reconstrucción de 116 casas. Nosotros nos comprometemos con el pueblo de Langtang, pero claro, si no se llega a esa cantidad, SOS HIMALAYA se compromete a poner el dinero restante que no se alcanzara, puesto que no nos gusta decir una cosa y luego no poder hacerla. Intentamos ser siempre consecuentes con nuestros actos

A raíz de ahora, nosotros vamos a recibir miles de mails. Kilian Jornet es un campeón mundial y reconocido atleta. A raíz de ahí mucha gente nos conoce y se pone en contacto con nosotros (sobre todo jóvenes ofreciéndose a marcharse como voluntarios a trabajar a Nepal)

Empezamos a organizarlo todo desde España en comunicación con nuestro equipo nepalí. Se crea un comité de afectados en Langtang donde semanalmente se reúnen y hablan con las distintas ONGs de cómo se va a organizar la ayuda y coordinación. Nuestro equipo acude a las distintas reuniones informando en todo momento de las decisiones y puntos en común alcanzados.

Nosotros seguimos en contacto en España con Jordi y Laura, del equipo de Summits of My Life, de Kilian.

Decidimos marcharnos a Nepal el 7 de Marzo. No tenemos la vuelta cerrada porque no sabemos cómo se van a desarrollar las cosas.

Llegamos el 8 y nos esperan como siempre nuestro gran compañero Mingma Dorjee Sherpa. Gran amigo de Iñaki y que después decidió trabajar para SOS HIMALAYA. Él es nuestra cabeza y nuestras manos en Nepal, es quien dirige la Fundación allí y quien, cuando no estamos nosotros allí, se dedica a organizarlo todo allí.

Junto con Mingma empezamos manos a la obra:

  • 20160409_081901Compra de todos los materiales necesarios, contratación de equipo para cargar y descargar los materiales en los camiones y luego colocar la carga para los helicópteros.
  • Contratación de conductores para llevar los distintos camiones.
  • Alquiler de todos los camiones que llevarían a los materiales desde Kathmandú a Dunche, que es el último lugar donde termina la carretera y más cerca de Langtang.
  • Patearnos cientos de lugares para recoger la mejor información de subvenciones de gobiernos extranjeros que habíamos oído ofrecían a ONGs que llevaran ayuda a lugares muy remotos inaccesibles por medio terrestre, ellos financiaban parte del presupuesto en el trasporte aéreo (que está caríisimo)

 

 

 

Así pues, tardamos varias semanas en hacer todo este trabajo (y poco tardamos para lo que suele ser Nepal, hablamos con conocimiento de causa) encontramos una agencia MAF, australiana, que se dedica al trasporte en helicóptero a zonas de montaña remotas. Transporte con slinga (la carga va colgada en el exterior, ya que hablamos de grandes volúmenes de trasporte) No todas las compañías hacen vuelos con slinga, por lo que nos pateamos Kathmandú entera. Esta agencia financia 1/3 del presupuesto del vuelo (aprox 2.500 dólares) y tiene un concierto con British Aid que también financia otro 1/3 del vuelo, por lo que a nosotros SOLO nos va a costar cada vuelo 600 dólares (no nos lo podíamos creer, ya que desde el principio habíamos contado con 2.500 dólares por vuelo y se iban a hacer cientos de vuelos, por lo que se encarecía tanto el prespuesto)

Por lo tanto, felices como perdices, sabemos que nos sobra más dinero de todo el presupuesto, con lo que decidimos comprar Plywood, contrachapado con el que los nepalíes forran el interior de todas sus casas junto con los suelos, (después de preguntarles al Comité de Langtang)

Una vez han llegado todos los materiales a Dunche (tiene que haber allí hombres que duerman junto a los materiales en las naves hasta que lleguen los helicópteros. Eso supone comidas y alojamientos de estas personas) nosotros contratamos los servicios de los helicópteros.

Pero, como siempre, hay un pequeño percance: el único helicóptero que tienen, que se dedica a la carga con eslinga, ha tenido un accidente y necesitan conseguir otro de las mismas características (ya hemos indicado antes que no hay de este tipo muchos en Nepal, por no decir que ninguno) y nos comentan que van a tardar unos días. Eso se une a que aviación nepalí no autoriza más vuelos hasta que se inspeccione la razón del accidente.

Nosotros en Kathmandú, tomamos la decisión de ir hasta Langtang andando. Llegamos a Dunche en autobús, y desde allí salimos caminando mientras Mingma se queda en Kathmandú esperando el permiso de vuelo para salir desde Kathmandú en helicóptero hasta Dunche donde están los materiales para empezar la carga.

Alguien debe de haber en Langtang cuando lleguen las primeras cargas, por eso decidimos salir nosotros antes, y como no hay vuelos, pues vamos caminando y Mingma, con parte del equipo se quedan en Kathmandú e irán a Dunche en helicóptero cuando Aviación conceda los permisos para que la compañía “FishTail” (que es así cómo se llama la compañía de helicópteros con los que estamos trabajando) pueda salir desde Kathmandú a Dunche (donde están TODOS los materiales almacenados para la reconstrucción de las 116 casas y esperando a ser subidos a Langtang)

Tardamos varios días en llegar caminando desde Dunche a Langtang. Una media de 4 o 5 horas de camino diarias. Pasamos por aldeas abatidas por el terremoto donde vemos a la gente cómo está construyendo nuevas casas. Un paisaje precioso, valles maravillosos, porteadores siempre por los caminos, mulas cargando subiendo y bajando sacos de cemento, etc. Fueron unos días inolvidables, conocimos mucha gente y compartimos vivencias con lugareños que nos contaron infinitas historias para no dormir. Es maravilloso viajar por Nepal y adentrarse en este tipo de viajes.

Desgraciadamente desde el terremoto no ha venido mucho turismo al Valle de Langtang. La gente se queja. Nosotros vemos unos cuantos turistas, pero nada en comparación a lo que solía haber por aquí hace años.

Los caminos se han desviado ya que el anterior camino desapareció por las avalanchas de tierra y piedra que provocó el terremoto. El camino se hace duro a veces e impracticable.

Un día conocimos a 2 soldados Gurka que venían con 10 soldados británicos.

Para la gente que no sepa quienes son los famosos soldados Gurka, os contamos un poquito. En Nepal siempre han estado orgullosos de la valentía y braveza de sus soldados Gurka. Ya por el año 1816 cuando el gobierno británico decidió invadir la India (y lo hizo), intentó entrar por la frontera con Nepal pero se vieron abatidos por los valerosos soldados Gurka que no permitieron que TODO el ejército británico pudiera invadirles. Esto hizo que se intentaran aliar con ellos y desde entonces crearon un tratado que reclutan soldados nepalíes en el ejército británico para que estén dentro y entrenen y enseñen su manera de pelear a los soldados británicos. Y esto es lo que nos encontramos, con un chaval nepalí, bastante joven, de unos 29 años, que corría ultramaratones y que estaba fuerte como el vinagre y que tenía como responsabilidad entrenar a los 10 hombres del ejército británico que venía con él y otro soldado Gurka, que llevaban 10 años viviendo en Inglaterra (qué depresión) y estaban de camino al Valle de Langtang, al Yala Peak (un pico de 5.200 metros) para escalarlo y aprender técnicas de supervivencia en alta montaña.

Nos preguntaron qué hacíamos allí y les explicamos toda la historia de fusión entre SOS Himalaya y Kilian Jornet y Shanks (que era el nombre de este corredor y soldado nepalí) nos contó que Kilian era su inspiración para motivar a sus soldados con los videos de entrenamientos y de las series de Salomón.

Llegamos a Langtang. Al llegar nuestros ojos son protagonistas directos de la devastación y aniquilación completa de lo que antes había sido un lugar hermoso y lleno de vida.

Todo está arrasado, el valle está sepultado por cientos de toneladas de piedras, arena, lodo, barro, árboles…etc, que cayeron justo 1 minuto después de la sacudida del terremoto, que provocó que parte de la montaña Langtang Lirun, de 7.200 metros de altitud, partiera y rompiera y fuera arrastrando miles de metros abajo todo lo que encontraba a su paso: piedras del tamaño de 2 autobuses juntos, árboles, tierra, lodo….. Todo eso cayó encima del pueblecito de Langtang sepultando a sus más de 20 casitas junto a todas las personas que por allí se encontraban. Nepalíes y personas de todas las nacionalidades.

Todos quedaron y quedarán bajo esas toneladas inmensas que lo taparon todo.

No solo eso, sino que eso creó un golpe de aire como una bomba expansiva que hizo levantar en el aire miles de cosas y levantó a personas lanzándolas cientos de metros.

Fué toda una devastación en toda regla. La gente ha quedado “tocada”. Debió de ser tremendo…. Debió de ser devastador. Hemos hablado con personas de otras ONGs internacionales y mundiales y nos han dicho que han asistido a lo largo de sus años de experiencia en catástrofes a cientos de escenarios grotescos, pero lo que se ha vivido en el pueblo de Langtang, nunca antes lo habían visto.

Y el gobierno nepalí mira para otro lado….

Nosotros anduvimos por encima del “cementerio” (como yo lo llamo personalmente) y se nos pusieron los pelos de punta. No podemos describir con palabras las sensaciones que teníamos, pero eran de una tristeza enorme. Sin querer teníamos los ojos cubiertos de lágrimas. Era una sensación escalofriante.

Llegamos a la zona de “upper Langtang” una zona que hay más arriba donde no había llegado la avalancha, pero sí que las casas se encontraban todas derruidas en su conjunto por la sacudida del aire y por el terremoto.

Allí se encontraban un grupo reducido de personas que vivían en chamizos, cabañas que ellos solos se habían construido y que habían regresado de Kathmandú después de estar todo el invierno en la ciudad. Parecía aquello un campamento gitano.

El resto de los habitantes estaban en Kathmandú con los niños, puesto que tenían que asistir al colegio.

Tenemos que reconocer que nos encontramos con cierta desorganización por parte del Comité de Langtang. Bueno, en Nepal por regla general no hay mucha organización, pero aquí era todo un caos.

NO sabían de nosotros (salvo los miembros del comité) y no tenían ni idea de nuestra llegada ni que les íbamos a suministrar materiales. Esto nos pareció extraño, pero porque tenemos el chip occidental, y sabemos perfectamente como funcionan los nepalíes, por lo que no nos molestamos demasiado, solo lo justo.

Decidimos poner un poco de orden allí. Les preguntamos porqué no se había recogido y limpiado la zona. Ya había pasado 1 año y todo estaba igual, que había pueblos en los alrededores que se habían empezado a organizar y estaban ya reconstruyendo y todos los escombros y basura había sido limpiado.

Nos contestaron que el Gobierno Nepalí les había dicho que no tocaran nada, que íban a venir con inspectores, técnicos e iban a tomar datos de las casas dañadas para dar dinero para las reconstrucciones. Les daban 2.000 dólares por casa, pero la condición era que tenían que seguir un modelo impuesto por ellos y los habitantes de Langtang se quejaban que ellos vivían del turismo, que con el modelo impuesto por el gobierno no había habitaciones para los turistas y que, además, con el dinero que ofrecían, que era el mismo que para la gente que vivía en Kathmandú, ellos no podían subir los materiales hasta Langtang, porque necesitan o porteadores o helicópteros.

El caso es que ellos habían encontrado la ayuda de varias ONGs y estaban entre las ONGs y ellos, intentando la reconstrucción.

Pero les preguntamos porqué, que ya que sí que podían empezar a limpiar, no habían hecho nada. Nos contestaron que el invierno era largo y duro y que ahora, que ya venía la primavera, pues necesitaban trabajadores para ello y no tenían dinero.

SOS Himalaya se ha ofrecido a ayudar con 5.000 € a la limpieza y desescombro del Valle de Upper Langtang para la posterior reconstrucción de las casas. (el trabajo ya se ha realizado)

Como no venían los helicópteros, porque no se concedía el permiso de vuelo, decidimos ir a visitar otros pueblos de los alrededores donde íbamos también a ayudar.

Al cabo de 2 días nos dicen que han recibido una llamada de Kathmandú, que al día siguiente llega el vuelo del primer helicóptero.

Era un momento muy emocionante. Por primera vez íbamos a ver el trabajo de largos meses de esperas, idas y venidas, de contrataciones, de preguntas, de compras de miles de kilogramos de cosas….. Yo estaba muy, muy contenta ese día.

Dormíamos en el suelo en una chocilla que habían construido con algunas hojalatas que habían sobrevivido al terremoto, pero que dejaban entrar el aire y el frío.

A la mañana siguente, a las 9,00 llegaba el primer helicóptero. No traía carga, solo traía a un hombre de su equipo que debía permanecer en tierra para coordinarse con el piloto por radio en vuelo. El helicóptero aterrizó, dejó a este técnico y se marchó a Dunche a empezar a traer material.

El primer vuelo fue algo especial, ya que representaba en imágenes reales lo que habíamos estado inmaginando y deseando durante meses. Fue la realización de una largo trabajo que había empezado meses atrás, en Noviembre, de muchas reuniones, conferencias con Nepal, asistir semanalmente a las reuniones en Kathmandú, coordinarnos con el equipo de España, viajar posteriormente a Nepal para empezar con la compra de los materiales y contratación de equipo de trabajo y camiones y conductores y empresas de trasporte que manejen helicópteros que sepan volar a zonas remotas y complicadas llevando cargas voluminosas en el exterior colgadas de un cable de acero….. No era fácil la tarea….y verlo allí, por primera vez, cómo aterrizaba el PRIMER helicóptero en LANGTANG…pues nos llenó los ojos de lágrimas. Para qué vamos a negarlo!!!! Solo nosotros sabemos lo que hemos trabajado en todo esto…

Y así estuvimos durante una semana, con parones de varios días incluidos porque había habido un accidente con un helicóptero y el gobierno denegaba los permisos para volar y tuvimos que estar esperando unos cuantos días parados en Langtang.

Al final, pudieron venir los siguientes vuelos y así que estuvimos volando durante varios días. Una media de 18 a 20 vuelos diarios de ida y venida de Dunche a Langtang, dejando la carga y volviendo a Dunche para coger otra vez la nueva….. Volvíamos al saco cada noche con la cara negra de tanto polvo que levantaba el helicóptero en cada uno de sus aterrizajes y despegues.

Así trascurrió nuestro trabajo en Langtang.

Cuando terminamos, SOS HIMALAYA se comprometió con ellos a ayudarles en la limpieza de escombros. Así volvimos a Kathmandú a contratar a 15 hombres para este trabajo y volvimos al cabo de unas semanas, caminando de nuevo durante días a Langtang con estos hombres para trabajar 2 semanas moviendo piedras, vigas de madera y demás escombros que habían quedado del terremoto para dejar limpio y plano la zona y poder empezar con la construcción.

 

La construcción de estas 116 viviendas es una tarea que va a llevar varios meses, por no decir años. La vida allí no es como aquí, es distinta, ellos necesitan ir a su ritmo, han pasado una catástrofe en toda regla. NO solo han perdido una media de 4 o 5 familiares en el terremoto y posterior avalancha, es que han perdido su pueblo, su vida, su identidad. No tienen lugar donde volver a construir y tienen que empezar de 0. Hablando con expertos de ONGs internacionales y muy potentes, coincidían todos en que nunca habían visto nada parecido a lo de Langtang. Una desgracia humanitaria en toda regla. Y el gobierno mira para otro lado…..

Todavía queda mucho por hacer. Mucho. Si quieres ayudar, contacta con nosotros.

Nosotros no llevamos voluntarios, creemos que allí no necesitan personas que les ayuden a construir, ellos eso lo saben hacer perfectamente…. Ahora mismo necesitan de una gran ayuda económica para que les permita recomponer su vida, sus pueblos..