Tras más de 4h caminando en pendiente la expedición llegó a la encantadora y lejana aldeíta que, a pesar de su tamaño, cuenta con 59 niños en su escuela de primaria recogiendo a los chavales de otros pueblos pues el más cercano se encuentra a más de dos jornadas de distancia.

En realidad no son aldeas, son casas esparcidas por las montañas, por los valles, y están organizadas en distritos territoriales, por lo que cada distrito es nombrado como un pueblo, pero estas escuelas no están en aldeas, son edificios en medio de un valle, donde los niños que viven en las distintas casas alejadas a horas de distancia de esa escuela, van diariamente, porque les pertenece ir a esa escuela.

Es por ello que muchos de los profesores y directores viven en las escuelas, alejados por periodos de 2-3 meses de sus familias.

Nunca olvidaremos esas miradas inocentes y atentas, donde la curiosidad y su infancia te radiografían con detalle, absorbiendo información como esponjas y donde parece existir únicamente aquello en lo que sus ojos se han fijado. Solo cuando te diriges a ellos apartan la mirada y ríen vergonzosos.

La hospitalidad de adultos y niños nos llevó a una humilde mesa donde degustamos la deliciosa comida que Chakra, cocinero amable donde los haya, nos hizo con todo su cariño.
No paró de llover en todo el día y la humedad se hizo constante y profunda en el cuerpo. Como el sistema de excusados es muy básico, arañas e insectos de tamaños impresionantes se refugiaron de la lluvia en las letrinas y habitaciones donde todos juntos, profesores, chavales y expedición, compartimos una noche de agua con alegría tras una humilde pero deliciosa cena también servida por Chakra.
A pesar de sus modestísimas instalaciones, su director, un sherpa muy agradable (normalmente los directores de las escuelas, por el tema de castas en Nepal, tan arraigado, son hindúes), tampoco pidió más que un ordenador de mesa y uno portátil. Sin embargo, SOS Himalaya, viendo las precarias instalaciones y el volumen de chavales que contemplan, consideró importante contribuir en este proyecto con otros dos portátiles más.

1 ordenador de mesa.

40.000 NRP /  Unos 300€

3 ordenadores portátiles

120.000 NRP / Unos 1000€

TOTAL = 160.000 NRP / Unos 1300 €

GALERÍA DE FOTOS:

[dt_small_photos height=”400″ margin_top=”10″ margin_bottom=”10″ number=”12″ orderby=”recent” category=”escuela-mayaum” lightbox=”true”]