NUESTRA FILOSOFIA

 

FOTO JORGE Y YO ALPESSon ya varios años al pie del cañón, y lo que empezó como un proyecto lleno de ilusión por colaborar con los países del techo del mundo, y con conciencia por continuar con el sueño de nuestro gran amigo Iñaki, se ha ido enriqueciendo con la experiencia necesaria para que toda esa fuerza sea dirigida con conocimiento para lograr nuestros objetivos.

Sabemos que recaudar dinero y construir edificios (orfanatos, hospitales, centros…) no es un reto excesivamente difícil. Lo difícil es invertirlos creando el mejor proyecto posible. Edificar instalaciones tiene sus dificultades pero podríamos equipararlo a subir un ochomil utilizando oxígeno. ¿Se trata sólo de llegar a la cumbre o lo importante es cómo llegar? Si la acción de SOS HIMALAYA se limitase a recaudar fondos y levantar muros de ladrillo, ya nos habríamos retirado de la aventura.

El verdadero reto es preguntarse porqué construir un orfanato o un hospital en ese espacio concreto con esos seres humanos en concreto.

Nuestro objetivo es brindar oportunidades a generaciones que se han visto negadas, relegadas a la marginalidad. La vida ha puesto a algunos países a padecer miserias y penurias. Nosotros no nos vamos a dedicar a preguntarnos por qué, vamos a intentar proporcionarles una vida más fácil, una vida mejor y más digna. El compromiso por tanto no es sólo dar techo y comida, sino ofrecer un futuro. Eso es comprometerse con al educación de unas personas, niños/as, que va mucho más allá de un edificio. Son valores, cariño y, sobre todo, autonomía.

Autonomía porque si nosotros desapareciéramos, ese “proyecto” podría ser sostenible por sí solo, no necesitaría de nosotros: esa es nuestra FILOSOFÍA.

El nuestro debe ser un proyecto inteligente y sostenible.

Se trata de ofrecer unas herramientas que permitan desarrollar habilidades, capacidades que hagan a esos niños y niñas autónomos/as. Que sea una generación capaz de liderar el progreso en sus comunidades. Y sin ayuda de Occidente, sean capaces de salir adelante.

Efectivamente, ya no somos solamente un grupo de personas con ganas de ayudar, sino que la experiencia y contacto con los colectivos a los que nos dirigimos,  nos ha convertido en profesionales con capacidad para escuchar, identificar y solventar necesidades sin pérdida innecesaria de recursos.

Nuestros valores de compromiso, libertad y fomento de la autonomía no han cambiado.  Nuestra ilusión y fuerza no ha hecho sino incrementarse, pero ahora además sabemos. Y no nos referimos a labores de ingeniería, trabajo social, voluntariado etc. esos títulos ya estaban en nuestro CV y son relativamente fáciles de obtener en nuestro país, nos referimos a otro tipo de conocimientos. Tras todos estos años hemos podido, no solamente conocer de primera mano la cultura y sociedad de aquellos lugares a los que nos hemos dirigido, integrar SOS Himalaya con personal nativo; sino además, empaparnos y establecer relaciones estrechas de amistad y colaboración con las personas de esos pueblos tan generosos. Y en base a lo que hemos visto y nos han contado allí, no meramente a nuestro juicio occidental, hemos establecido estrategias que realmente satisfagan sus necesidades.

Queremos consolidarnos como una fundación de peso en España con aportación significativa en los países que alberguen “ocho miles” (dícese de las 14 montañas en el planeta tierra con más de 8.000 metros de altitud, uno de los mayores y más grandes retos de los alpinistas) sin perder nuestra humildad y orígenes, que son por otro lado, el motor que impulsa esta nave hacia objetivos concretos.

DSC00456 (800x600)